⚡️ENVIO GRATIS EN COMPRAS SOBRE $60.000⚡️Retira gratis en nuestras tiendas de Talca y Linares 🏕

0

Tu carrito está vacío

abril 12, 2020 5 Tiempo de Lectura

Escrito el 12 de febrero.

Después de una larga semana de universidad y escalada en resina al fin viernes, el ansiado viernes de siempre… Motivado al máximo por ir a la roca me puse a buscar cordada, a llamar a todos los amigos para ver donde salia escalada, y como es costumbre todo incierto, nada seguro, un montón de: “quizás”, “ahí hablamos”, “llámame más rato”, etc. Después de una larga tarde de pseudo acordar salidas, un poco frustrado, pero aún con la motivación alta, al fin salió. Mi amigo Vicho se prendió con las ganas de ir a escalar, vino a mi casa, conversamos un rato y listo! Los posibles destinos eran: Chacabuco o las Chilcas. Como vicho no escala mucho y conoce muy pocos sectores de escalada me pidió decidir a mi, entonces después de pensarla un rato elegí Chacabuco, más que nada pensando en que quizás estaría más vació y por tanto se podría estar más tranquilo, en especial porque íbamos con la Fran (polola de vicho) y la Brenda (amiga), que también están aprendiendo, entonces seguro nos tomaríamos su buen tiempo en las rutas para que pudiesen probarlas bien. 


Sábado en la mañana, mochila lista, ganas de roca al máximo. Vicho me pasó a buscar en auto tipo once, no tan buena hora para aprovechar el día en la roca, pero habíamos decidido enfocarnos más en disfrutar de una buena salida entre amigos que de obsesionarnos con el tiempo y esas cosas de la vida en ciudad. Como siempre no faltaron los contratiempos, la Brenda llegó sin saco, sin estera, sin abrigo, sin ropa, nada, porque “nadie le había dicho” que íbamos a acampar, pero de la misma forma, como siempre, solucionamos rápido: Comida sobra, los sacos se comparten, dormimos apretados y listo. Si la motivación está alta entonces no falta nada, un clásico del cerro. Después de una parada en un Unimarc, para abastecernos de chocolates, galletas y pan (comida técnica), nos fuimos camino a Chacabuco.

Yo era el único que había ido antes y la verdad no había prestado atención al viaje, entonces la ruta no estaba muy clara; abrimos GoogleMaps: Chacabuco, y listo. Como no estábamos muy seguros de que GoogleMaps nos llevara al sector de escalada descargamos la “Guía de escalada de la zona centro” y hojeamos la sección de la zona. Para nuestra suerte íbamos bien (Chacabuco queda en la carretera de Santiago-Los andes aproximadamente a 70 km de la salida de Santiago, aunque creo que fueron menos), por desgracia también nos dimos cuenta que en la guía decía que no se podía acampar (no queda claro el motivo), frente a esto decidimos preguntarle a la gente que encontráramos escalando y sacar referencias. Cuando llegamos nos encontramos con una bella pared de roca color marrón, un poco amarilla, rodeada por un cerco el cual cuenta con una escaleras para pasar por arriba y así no romperlo (Importante: No romper cercos aledaños a zonas de escalada, son de alguien.), después de una corta caminata de no más de 15 minutos, ya estábamos a pie de pared listos para escalar. El día estaba nublado y parecía que iba a llover, por lo que al llegar a la pared nos encontramos con pocas personas, con fé en la previsión climática nos pusimos a escalar, caían algunas gotas pero nada importantes, aún así cundió el pánico y la mayor parte de la gente se fúe. Motivados por la belleza de las rutas nos quedamos, por suerte teníamos la experiencia de nuestro lado y entendimos que solo eran unas gotitas pasajeras. Ese día alcanzamos a escalar solo tres rutas, ya que la noche llegó más rápido de lo pensado y terminé desequipando en la oscuridad, pero bien aprovechado de todas maneras, hubo harta risa, harta historia nueva, nos actualizamos después de unas vacaciones sin vernos, así que todo bien.

En el transcurso del día nos comentaron que se podía acampar, o al menos que la gente lo hacía comúnmente, así que nos quedamos en un vivac bajo un árbol compartiendo tres esteras para cuatro, después de unos clásicos tallarines de montaña nos fuimos a dormir. Tipo seis de la mañana nos despertó un grito del terror de un chico que tuvo una pesadilla (se escucho fortísimo), desvelado y con la pared al frente, me motivé y le dije a mis amigos que nos pusiéramos a escalar. A las siete estaba montado en una ruta gozando del solcito del amanecer… ayayai los hermosos recuerdos que deja el cerro, y de ahí sin parar hasta las 4 de la tarde cuando ya nos devolvimos a Santiago porque era hora y porque estaba LLENISIMO de gente, no sin antes quedar varados en la carretera y tener que caminar a buscar agua porque se nos sobrecalentó el auto, pero bueno, así se disfruta más.

Tips y acotaciones fundamentales:

Chacabuco es un sector de escalada deportiva en especial de mono largo, pero también cuenta con un par de rutas de multilargo. Priman sobre todo los sextos grados, pero también hay cinco séptimos, siendo la ruta de mayor grado 7c. Es un sector con rutas muy muy bellas, con movimientos divertidos y que permiten disfrutar enormemente escalando, ideal para aquellos que buscan rutas bonitas y no sólo el grado. Destaca la presencia de monodedos y bídedos en las rutas, además de regletas, piezas irregulares y tomas laterales, de todas las rutas que escalé sólo tomé un romo y ni una pinza, hay sobre todo regletas. Entre las rutas más bonitas del sector para mí están: TPN3 6C+, Cuático 7a, Penetreitor 7c (la que no he probado pero va por un desplome hermoso), Hoy no se fía 7a (ruta que va por un diedro la cual tiene un par de movimientos dinámicos y uno invertido muy entretenido), Camino de tierra 7b,  Factor polvo 6c+ (ruta casi 100% de regletas con un poco de extraplomo, muy divertida), Patanes 6c, Combo en el hocico 6a, Camboyanas party 6a (hermosa ruta de fisura), Quiltro virtual 6c+ (placa corta, con un búlder intenso al comienzo con tomas de monodedo, regletas pequeñas y un romo perfecto, una que hay que tirar sí o sí), El minotauro fifon 6b (ruta de fisura muy bella), Directa mármol 7c (muy parecida a quiltro virtual pero con piezas aún más pequeñas, y más sostenida, ideal para esos cabros que son buenos para el búlder y les gustan las rutas cortas y duras).
Como mencionaba antes es un sector súper bello entonces por lo mismo se llena, incluso llegando a tener que hacer cola para escalar las rutas, por lo que hay que intentar ir entre semana o cuando sepas que va a estar piola. No hay agua y es un sector súper seco, por lo que recomiendo llevar harta agua. Quedarse no es buena idea, porque el terreno es súper irregular y está súper intervenido, entonces no es muy bello para acampar, ni tampoco cómodo. En GoogleMaps puedes marcar Cuesta Chacabuco y te guía directo a las rocas.

 

Creada por Maximiliano Zura.

Francisco Nicolas Flores Vasquez
Francisco Nicolas Flores Vasquez


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

La Pandemia no trae solo al virus, si no también problemas ambientales.
La Pandemia no trae solo al virus, si no también problemas ambientales.

enero 27, 2021 1 Tiempo de Lectura

Muchos creíamos que la pandemia COVID-19 le daría un gran respiro a nuestro planeta, pero ese gran respiro duro solo instantes.

A pesar de que la contaminación en el aire disminuyó, nos enfrentamos a un nuevo problema: playas, ríos y alcantarillas llenas de mascarillas.

The North Face
The North Face

noviembre 10, 2020 3 Tiempo de Lectura

Nuestro nombre proviene de la más fría e implacable cara de una montaña. Hemos ayudado a exploradores a alcanzar las más indescifrables cumbres de los Himalayas. Pero la leyenda de The North Face comienza, irónicamente, en una playa. Más precisamente en el barrio de North Beach en San Francisco, California, a una altura de apenas 45 metros sobre el nivel del mar. Fue aquí donde, en 1966, dos amantes del hiking decidieron perseguir su pasión y fundar una pequeña tienda de montañismo. Desde el principio, la marca se comprometió con servir a todos aquellos que desearan explorar y  con ayudar a la conservación de nuestras áreas naturales. En nuestra esencia, creemos que la exploración crea un vínculo indisoluble con la naturaleza, inspirando a la gente a proteger la tierra y a pasar estas creencias a la próxima generación.
LA HISTORIA DETRAS DE SALEWA: DESARROLLO E INNOVACION DESDE 1935
LA HISTORIA DETRAS DE SALEWA: DESARROLLO E INNOVACION DESDE 1935

noviembre 10, 2020 3 Tiempo de Lectura

¿Te has preguntado de dónde vienen o cómo se formaron aquellas marcas que tanto usamos hoy en día? Detrás de cada nombre hay  una historia que nos puede sorprender e inspirar, y hoy te queremos contar la de una de nuestras marcas favoritas: Salewa.